Talento

Los gurús del Harvard Bussiness Review creen que el talento está sobrevalorado pero ¿sabemos que es el talento? ¿Y como sabemos que está sobrevalorado? ¿comparado con que?

[quote]el talento está sobrevalorado (Harvard Bussiness Review)[/quote]

Ruge Harvard y todos aplauden. Ahora resulta que el talento está sobrevalorado. Y no cualquier talento, no. Talento del bueno. El de los desarrolladores.

Reconozco que no suelo leer el Harvard Bussiness Review muy a menudo. Yo he llegado a esta historia a través del Blog Salmón -mucho más nuestro, más de andar por casa y, sobre todo, mucho más divertido- que se pregunta: ¿Y si el talento está sobrevalorado? Y uno, que se pone intenso en cuanto ve como se intenta, una y otra vez, extrapolar la realidad de Silicon Valley a nuestro día a día, va a intentar explicar por qué cree que el artículo original tiene un enfoque completamente equivocado y por qué hacer esa pregunta en nuestro país, puede ser hasta ofensiva para algunos.

talento

Para empezar, es difícil saber si el talento está sobrevalorado si no sabemos qué es el talento. Y no debe ser una cuestión fácil de responder porque, en la pasada AOS2011, nos pasamos un buen rato discutiendo sobre qué era el talento.

¿Qué es el talento?

Según la RAE, talento es una mezcla de inteligencia, “capacidad de entender“,  y aptitud, “capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación“. El problema de la inteligencia y la aptitud es que, son totalmente subjetivas. De hecho, lo son tanto que nos hemos inventado un complejo sistema de exámenes, títulos académicos y certificaciones para intentar medirlas y, aún así, lo conseguimos a duras penas. Creedme, de esto, los informáticos sabemos algo.

Así que, es posible que el talento no esté sobrevalorado sino que sea algo subjetivo y, como cualquier cosa subjetiva, dispuesta a ser interpretado y valorado de forma distinta por cada uno de nosotros.

A lo mejor el autor está confundiendo talento con oferta y demanda, que es algo muy diferente. Cree el autor original que el talento, sea lo que sea, en concreto el talento de los desarrolladores, está sobrevalorado o, lo que es lo mismo, que estos cobran más de lo que merecen/producen/valen. ¿Comparado con quién? ¿Con un dentista? ¿Con un frutero? Es muy curioso ver como en estás comparativas siempre se habla del salario de los informáticos y nunca se habla de otras profesiones.

[quote]los salarios no tienen nada que ver con el talento, sino con la oferta y la demanda[/quote]

Ni se me ha pasado por la cabeza que un futbolista de élite gane más o menos dinero en base a su talento, ni buscar una explicación para poder justificar que un piloto de aviones -responsable de la vida de sus pasajeros- pueda ganar más -MUCHO más- que un profesor de guardería que se responsabiliza de cuidar y educar a nuestros hijos. Todo obedece a la ley de la oferta y la demanda. A los desarrolladores, al igual que a los charcuteros, los albañiles o los profesores de piano, las empresas les pagan exactamente lo mínimo necesario para conseguir contratarlos. Y eso ocurre aquí, en Pekín y en Christchurch, Nueva Zelanda.

Nadie debe dejarse deslumbrar por cuatro excentricidades como la de Mark Zuckemberg comprando una empresa por 47 millones de dólares, sólo para cerrarla y quedarse con los ingenieros… a 4 millones por técnico. Eso no es la realidad del mercado. No hay muchos Zuckembergs sueltos por ahí.

La realidad es que desarrollar es difícil. Y programar BIEN es extremadamente difícil. Requiere una formación constante, experiencia y constancia. En Estados Unidos, se está pagando bien a los desarrolladores porque no hay suficientes para satisfacer la demanda. Punto.

El talento informático en España

Pero en España no. En España somos especiales. Al contrario que en Estados Unidos, Reino Unido o Alemania, aquí no hacen falta programadores y, en consecuencia, aquí el talento -al menos el talento informático– no está tan sobrevalorado. Los sueldos de los profesionales informáticos distan mucho de los de nuestros colegas de estos países.

Y ¿por qué? ¿Somos una superpotencia en computación? ¿Nuestras universidades producen paladas de genios de la programación? Desgraciadamente, no. La mayor diferencia con el resto de los países es que nuestra industria informática no se basa en crear productos sino en prestar servicios y, en más casos de los que nos gustaría, esos servicios se comercializan sin tener ni remotamente en cuenta la calidad de los mismos.

En un mercado donde el cliente está acostumbrado a arañar y discutir el precio, céntimo a céntimo, los comerciales tiran los precios con tal de vender. Muchos de ellos trabajan con una comisión sobre las ventas ¡Cómo cambiaría todo si en vez de sobre las ventas, obtuvieran sólo un porcentaje de los beneficios reales del proyecto!

[quote]A nuestro modelo de negocio patrio no le interesan los programadores buenos. Le interesan los programadores baratos.[/quote]

Si para vender un proyecto hay que tirar el precio, se tira. Y, si para ser rentable con ese precio sólo se puede contratar a programadores junior o poco cotizados, pues se tira adelante con lo que se pueda ¿Qué más da? Si el proyecto es una chapuza, ya se irá arreglando durante el mantenimiento que le vendamos al avispado cliente. A este modelo de negocio, no le interesan los programadores buenos, le interesan los programadores baratos.

Otra cosa sería sí, como en otros países, nuestro negocio no fuera vender horas/hombre sino crear productos tan buenos como para que la gente quisiera pagar por ellos (Skype, Spotify…) o que se usaran tanto como para poder extraer un rendimiento publicitario (Facebook, Google…). En este escenario, la calidad sí importa, y mucho. Por eso están dispuestos a pagar tanto -por los mejores- en Estados Unidos.

Tal y como está el patio informático en España, en general y fuera de las 4 principales ciudades en particular, suena un poco a chiste preguntar si el talento está sobrevalorado. He oído historias tremebundas sobre desarrolladores en Murcia, Galicia o Extremadura. No podemos quejarnos comparados con otros sectores aún más castigados pero, desde luego, no somos una casta privilegiada.

El mundo se va a acabar

Pues no. el mundo no se va a acabar. En España hay talento y gente apostando por él. En todos los sitios hay grupos de desarrolladores que están desafiando el sistema, retándolo, poniéndolo a prueba. Algunos, desde dentro, promoviendo buenas prácticas y una apuesta por la calidad dentro de sus empresas. Otros, liándose la manta a la cabeza y emprendiendo para buscar una oportunidad de hacer las cosas como creen que deben hacerse. Aún son pocos en comparación con el resto de la industría pero, es una tendencia inexorable. El que compita sólo con precio está condenado a desaparecer ¿A alguien se le ocurriría intentar fabricar con menos coste que en la India? Pues eso.

Y en cuanto a mí ¿Cómo me posiciono? Sigo sin tener ni idea de qué es el talento y, mucho menos, si tengo mucho o poco. Eso sí, creo en la inspiración y en lo que dijo Pablo Picasso:la inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando“. Intentaré trabajar cada vez mejor, que no más. Al fin y al cabo, el trabajo sí que no está sobrevalorado.

Enlaces

  • Un punto de vista interesante querido Watson … quería decir Bonilla 🙂

    Me ha gusta que has separado talento de lo que se paga y la ley de la oferta y la demanda. Por supuesto en España hay mucha y me refiero a muchísima gente, que no está ni siquiera relacionada con la “nueva ola del agilismo”, con talento. Un mensaje que yo extraigo del artículo, pero que no se dice tácitamente, es que aquí hay tan buenos programadores como en Reino Unido o Estados Unidos, sin ir más lejos. Mi poca experiencia me lo ha demostrado con creces 😛

    Espero que haya un cambio … y que se acepte tu idea de que a los comerciales se les pague por porcentaje de beneficios y no por ventas, esa parte me ha gustado.

    Un abrazo.

    • Jamás se me ocurriría vincular talento a agilísmo. El manifiesto ágil es lo que es, nada más. Una apuesta por hacer mejor software con una determinada metodología, no le demos un caracter religioso.

      Creo que aquí hay tanto talento como fuera y, si te das cuenta, no he nombrado a una sola persona porque me he dado cuenta de que la lista sería interminable y SIEMPRE injusta e incompleta 🙂

      Lo de los comerciales… olvidate. Dirán que su trabajo es vender y que ellos no pueden asumir ganar menos porque los técnicos lo hagan mal. Supongo que un modelo mixto sería más realista.

  • Pues tú porque serás de Madrid, pero hay gente que el tema de los indios lo ve de otra manera …

    http://twitter.com/#!/joaquin_pena/status/76331961798508544

    También es verdad que se refiere a freelances, no me quiero imaginar las almacenes llenos de indios con sus PCs, cualquier podría llamarlo inteligencia colectiva.

    • Hombre… no se como esta el mercado hindú ahora mismo pero, me da a mi que, por lo general, un programador allí gana menos que en Sevilla.

      En cualquier caso, tampoco creo en el off-shoring para abaratar costes así que… 

  • Buenos días.

    El talento o, como yo lo veo, capacidad para hacer las cosas “mejor” que el resto, (si, es muy subjetivo), es increiblemente escaso en cualquier ámbito. A nivel personal, podeis conocer a gente excelente en sus trabajos, no lo dudo, pero en nuestra profesión eso es  una excepción, no la norma.

    Como muy bien se ha apuntado, se compite en servicios con horas baratas, no por productos con calidad. Está claro lo que demanda el mercado español y está claro lo que se consigue.

    Un saludo.

    • De acuerdo contigo en todo. El talento, sea lo que sea, es escaso… pero escaso aquí y en Estados Unidos.

      También de acuerdo en lo que demanda el mercado español. Un mercado cortoplacista donde lo importante es el precio, no el valor entregado y, mucho menos, el TCO o coste total de propiedad. Lo importante es pagar menos ahora, luego ya veremos. No es buen caldo de cultivo para el talento pero, de verdad, quiero creer que las cosas están cambiando.

  • Daniel López

    Sin ir muy lejos, es exactamente el mismo comportamiento que exhiben los hoteleros de estos lares. Todo incluido, ofertas por debajo de coste… todo sea con tal de llenar, aunque sea con “turistas contraproducentes” los hoteles.
    Y en el modelo informático, lo importante es echar y facturar horas. Lo de que sean productivas o no, que el producto sea de calidad o no es lo de menos. Y ahí una puntualización sobre lo de que “el trabajo sí que no está sobrevalorado”: en este país sí lo está en el sentido de que se valora más echar horas que hacer bien tu trabajo.

    De todas formas, ten en cuenta que esta es una batalla perdida incluso entre los nuestros. Teniendo en cuenta que el talento es escaso, la mayoría de nuestro sector no tiene ese talento, por lo que poco apoyo puedes esperar de la mayoría para según qué.

  • Me ha “encantao”… 🙂

  • “en más casos de los que nos gustaría, esos servicios se comercializan sin tener ni remotamente en cuenta la calidad de los mismos.”


    Yo diría en el 95% de los casos, lamentablemente…

    =)

  • vellebue

    Voy a aportar mi punto de vista sobre el talento. Para mí el talento es la capacidad de abordar un problema complejo utilizando una habilidad de caracter singular, esto es, no puede ser reducida a un conjunto de reglas o una receta que pueda ser aplicada por alguien con una habilidad “estándar” para resolver el problema, al menos no con el mismo nivel de brillantez.

    Para mí los dos aspectos fundamentales para hablar de talento son: Entorno complejo (no tiene sentido hablar de talento en entornos simples) y singularidad (necesidad de recurrir a alguien con unas habilidades únicas o escasas una vez descartado que el problema pueda abordarse de manera sistemática).

    En cuanto a la relación entre el talento, el modelo de negocio en torno al software y la relación oferta/demanda diré que la clave de todo esto pasa en buena medida por las prioridades de los clientes. Yo destaco el hecho de que el negocio se base en ofrecer fundamentalmente desarrollos a medida hace que la percepción del coste del producto sea de “producto caro”, es como si para vivir todos nos empeñáramos en comprar casas a medida en un terrenito, a menos que lo que te costruyan sea una bazofia, eso será caro sí o sí. El problema es que la cerrazón para aceptar otras alternativas haga que incluso la bazofia triunfe.

    ¿Existe alguna manera de convencer a los clientes de que adopten modelos de negocio alternativos más beneficiosos para ambas partes? Ahí está la clave

  • Interesantísimo artículo, actualmente trabajo en una empresa que, si bien su fin principal no es el software, desarrolla los mismos y los comercializa, lo hace como productos, y nunca como servicios, y ademas desarrolla para hardware, Impresoras de tarjetas plasticas (software de diseño de tarjetas), lectores biometricos, contactless etc etc. Bueno me fui un poco del tema, relacionando este tema con la situación del desarrollo de software que ha estado viviendo la empresa donde estoy, me inclino a pensar que el talento de los desarrolladores por el contrario está subvalorado (hoy en dia se cree que cualquiera desarrolla, solo hay que buscar en goolge, y ya eres un programador en C!, “asi como lo lees escuchado por ahi!!!”), he visto el desastre que se ha venido haciendo con alguno de los softwares, que, han tenido que sufrir grandes modificaciones para llegar a ser lo que es hoy. 
    Tampoco creo que el talento tenga mucho que ver con la cantidad de titulos y papeles que tengas almacenado, está claro que una buena formación hace mucho, pero hace mucho tb la actitud de la persona para con el trabajo, estoy cansado ya de escuchar algunos Ing. Superiores en informatica diciendo “yo no hago esto porque soy Ingeniero!”, o, “Tiooo!! no me expliques eso! joder!, es que s.y Ing. Sup, etc etc.”.
    Conclusion: 
                      Mi breve experiencia en españa (5 años aqui, los otros 5 los tengo en Argentina), me lleva a decir que el talento esta subvalorado. Y que a mi forma de ver el mismo lo marca una formacion solida acompañada de una buena actitud, y en esto ya me puedo poner un poco filosófico jejeje.

  • Pues yo estoy de acuerdo en que cada vez esto del desarrollo software sea una profesión mediocre y mal pagada, que el talento, el esfuerzo, la experiencia, el conocimiento, el saber hacer, la visión a largo plazo no valgan para nada, el que la gente con experiencia se vea como gente mediocre “que podría estar ganando más haciendo otras cosas”, que sea una profesión de paso en donde nadie “se quede” porque ni el mercado quiere que se quede.

    Porque así la gente con el talento, el esfuerzo, la experiencia, el conocimiento, el saber hacer y visión a largo plazo se irán a otros sectores.

    Porque así los oportunistas y los intermediarios que no sirven para nada se irán a otros sectores.

    Y así quedarán cuatro mataos a los que por “desgracia” les guste “ésto”, los que tengan vocación, la mayoría de ellos probablemente mediocres, pues los buenos si no son tontos se irán, pero al menos los que se queden les gustará “ésto”, se les considerará “los pringaos del software”, “los teleoperadores del software”, aunque ya quisieran tener los horarios fijos de un teleoperador y no necesitar formación continua, perdón, autoformación continua.

    Entonces nos daremos cuenta de que tendremos un país:

    * Con un 20% de paro creado en buena parte por la explosión, predecida y esperada, que nadie se equivoque, de un mercado inmobiliario de bajísimo valor añadido y intensísimo en mano de obra… y que NO va a volver por lo menos hasta dentro de un buen número de años.

    * Con un mercado laboral intensivo en hosteleria y comercios: bares, restaurantes, tiendas. No, no es lo mismo diseñar un iPhone que venderlo en la tienda.

    * Con una industria obsoleta que ya prácticamente casi no existe (salvo honrosas excepciones) porque ha cerrado y/o se ha deslocalizado.

    * Con una agricultura y ganadería subvencionada y de las cuales la gente huye por la escasa rentabilidad y porque los ajustes de precios de los grandes comercios siempre suelen caer en el precio de origen.

    * Con un mercado turístico basado en camareros que ha tocado su techo y tiende a bajar año tras año (este año es la “anomalía árabe”)

    Entonces es cuando nos daremos cuenta de… qué coño hemos estado haciendo con unos las pocas actividades económicas en las que podríamos “ser algo” y “hacer algo bueno”.

  • Issues

    Por un momento pensé que hablabas de mi querida Argentina! 🙂

    Por estas tierras también se considera más importante el trabajador
    barato que el de calidad, da igual el talento que tenga, mientras sepa
    escribir algo de código está todo bien… Cada vez estoy más convencido que nos obligan
    a
    entregar el producto “ni bien anda más o menos” para seguir currando
    con un prolongado mantenimiento.

    Esto mejorá cuando se nos considere una
    industria seria como las demás, mientras seguirá siendo considerado un
    lugar de paso hacia cosas “más importantes y que en verdad aporten
    valor” (nótese el entrecomillado 🙂 ).

  • Totalmente de acuerdo con lo expuesto.

    En España en la mayor parte de los proyectos que se realizan no se tiene en cuenta la calidad del mismo. Es más muchas veces se prefiere que la calidad del desarrollo sea baja e incluso que por la codificación hecha, el mantenimiento no pueda ser realizado por otra empresa para sacar realmente dinero vendiendo el contrato de mantenimiento a precio de oro.

    A mi personalmente, esto me produce verdadera vergüenza pero tanto por la parte del cliente como por la parte del proveedor que permiten este tipo de prácticas.

    Al final llegamos a la situación actual: el talento no está valorado, la calidad del código es algo secundario,   no se valora el esfuerzo hecho por el trabajador en mejorar (aunque en este puto la gente dirá que hay que ser profesional, cosa que no discuto).

    En resumen, muy acertado el post.

    • Miguel

      Me parece muy bien el artículo, en especial el apartado dónde das las razones por las que no se valora el talento, nunca había leido sobre eso y creo que has dado en el clavo. No creo que merezca la pena comentar nada mas, ya que lo has explicado muy bien.

      Tan solo quería añadir que yo trabajo en Reino Unido y mi impresión es que aquí no hay muchas empresas consultoras, rara vez me han llamado de alguna para hacer entrevista de trabajo y he hecho muchas. 
      Normalmente el trabajo del consultor, lo hace un freelance o contractor (termino utilizado aquí), por tanto las “cárnicas” no existen, lo que existen son los “putos” (perdonadme el lenguaje), que se venden al mejor postor, lo cual me parece excelente, todo sea dicho. Así el beneficio se lo queda el contractor. Es relativamente fácil conseguir 400-500 libras brutas al día si eres bueno y tienes experiencia y trabajas en Londres. En España la diferencia entre esas 400-500 libras brutas al día y tu salario, se la quedaría la cárnica, aunque dudo que les paguen 500 libras al día, pero creo que se entiende.

      Otra impresión es que aquí hay muchas startups y bien financiadas y en general muchas empresas con productos, ejemplos podrían ser spotify, betfair y otras muchas.

  • Este cuestionamiento  aunque alocado no lo és, pues parece mostrar por donde van los tiros, me explico; ¿quén se atrevería a decir algo tan peregrino y con causa justificada?. Pués ni mas ni menos que los poseedores de los recursos; el dinero, la gran responsabilidad. Es su manera de decirnos que le juego económico ha cambiado. Es su paso en falso, su enroque y su debilidad (también la forma de decir que son humanos, creo). Señores y señoras; al talento hay que bajarle el sueldo, por que nos deja sin sueldo viene a decir el planteamiento y desde ese punto de vista tienen razón. 

    • Estimado primo, me ha hecho especial ilusión que te hayas “lanzado” a comentar en el blog. Tiene merito, sobre todo cuando porque todo esto esta relacionado con la informática, que no es tu campo.

      Yo no creo que sea el old money el que está detrás de todo esto. Al menos no en Estados Unidos. Al capital solo le interesan dos cosas: cuanto me cuesta la inversión y cual es la rentabilidad esperada. Que el dinero se invierta en programadores, oleoductos o urogallos, le es indiferente.

      Otra cosa es España, donde la gran mayoría de la industria vive del margen que deja el trabajo del programador. Aquí el problema es otro pero, como apuntaba un compañero en otro comentario, el problema tiene dos responsables: el empresario que sólo quiere llenarse el bolsillo sin pensar en el largo plazo y el cliente cortoplacista que sólo busca el precio.

      Bienvenido a la web Sergio. Esta es tu casa ^_^

  • Muy buen artículo. Me ha venido a la mente mi año y medio en consultora (de la cual no pondré nombre para evitar publicidad), auténtica cárnica.
    Hay un gran desprestigio por los desarrolladores y las mismas empresas ya se encargan de desmotivarlos aunque tengan gran talento.
    Todavía recuerdo las ofertas 20×8 de desarrolladores (que podían ser hasta biólogos, químicos…) vendiendonos como ganado. Intrusismo, mucho, y de muy poca calidad, así estamos luego los profesionales…