Me han puesto verde: nace Runnics

scroll

Hoy lanzamos la beta pública de Runnics la nueva web de búsqueda y comparación de ofertas de zapatillas de running creada por el equipo de Otogami.

Supongo que más de uno se preguntará “¿Cómo? ¿Zapatillas de Running? ¿Pero vosotros no os dedicabais a los videojuegos?“. En realidad NO. Amamos los videojuegos -y, también, las tartas- pero la verdad es que Otogami no es más que un prototipo. La visión de la compañía siempre fue extraer el know-how suficiente para crear una plataforma que nos permita explotar n mercados verticales (videojuegos, zapatillas… o anclas de barco) en n países.

Con la transparencia que nos caracteriza y que nuestros inversores nos permiten, comparto con vosotros las últimas diapositivas de la presentación que di en la Junta General de Socios que tuvimos la semana pasada:

[gview file=”https://dl.dropboxusercontent.com/u/3320460/Snippet_Junta_Otogami.pdf” save=”1″]

La visión de la compañía está alineada con nuestro Golden Circle o, lo que es lo mismo, más allá de QUÉ hacemos, POR QUÉ lo hacemos.

El making-of de Runnics

Hemos tardado unos tres meses en desarrollar la beta de Runnics desde cero, aunque no todo el equipo ha estado asignado al 100% al proyecto.

El proceso fue un reto, no por su complejidad técnica sino porque ha supuesto coordinar un equipo de desarrollo que, por primera vez, trascendía al núcleo de socios fundadores de la compañía.

Es nuestro primer producto impulsado con mojo picón, porque aproximadamente, el 90% del código ha sido creado por Yeray, el talento canario que conseguimos arrancar de las islas afortunadas.

Como buenos técnicos, a la hora de diseñar, parece que en vez de dedos tenemos morcillas. Por eso, para el diseño hemos contado con la ayuda de Demian -un joven talento en bruto que nos han prestado nuestros amigos y camaradas del metal de Deiser- que se ha basado en la ACOJONANTE imagen corporativa que se curraron nuestros habituales partners-in-crime de La Personnalité:

Imagen corporativa de Runnics¿Por qué zapatillas y no tablets o whatever?

Tan importante como conocer tus limitaciones es intentar no repetir los mismos errores, por eso, en esta nueva aventura nos hemos asociado con Raquel y Salva, los cracks detrás de Foroatletismo, que nos ayudarán no sólo con su asesoramiento técnico -uno cree que sabe algo de zapatillas hasta que le empiezan a hablar del drop o el upper– sino produciendo contenido original y de alta calidad para Runnics desde el minuto 1.

Elegimos las zapatillas de running para realizar nuestro segundo vertical de forma oportunista. Fue Salva el que proactivamente me escribió proponiéndonos que hiciéramos un “Otogami de zapatillas” usando nuestra tecnología y su conocimiento del sector. Y, más allá de un puñado de buenas intenciones, vino con los deberes hechos: cifras de negocio del sector, ticket medio, margen y comisión media de venta afiliada.

Sobre el papel, parecía un vertical mucho más atractivo que los videojuegos y el resultado de nuestra colaboración lo podéis ver, no sólo en runnics.com sino en la propia web de Foroatletismo, donde ya es posible encontrar widgets contextuales como este:

Widget de Otogami

Pero Runnics nace, más que como una web, como un servicio para monetizar webs deportivas. Así que, si todo sale bien, empezaréis a ver nuestros widgets en muchas más páginas.

El futuro

Hace seis meses cerramos una ronda de financiación de 330.000€ para tener los recursos suficientes para probar dos hipótesis. Hemos construido Runnics para probar la primera: que somos capaces de construir y gestionar varios verticales. A partir de julio, nos iremos a Alemania para probar la segunda: que somos capaces de replicar el modelo en otros mercados.

Sé que lo que hacemos es extraordinariamente arriesgado. Si ya es difícil intentar desarrollar y comercializar un producto, hacerlo con cuatro (Otogami España, Otogami Alemania, Runnics España y Runnics Alemania) con sólo 330.000€ parece una locura.

Pero se supone que de eso va lo de montar una startup, ¿no? Ya que nos dejamos la piel todos los días, por lo menos que sea por un objetivo que merezca la pena. Y, si no somos capaces de alcanzarlo, es mejor darse cuenta lo antes posible.

Por eso, a partir de hoy, además del rosa de Otogami, me veréis llevando el verde de Runnics. Uno debe llevar con orgullo sus colores.