Algo huele a podrido en Startuplandia

Un pequeño estudio sobre la rentabilidad en la venta de startups parece demostrar que no nos han contado toda la verdad...

El pasado 3 de enero, Techcrunch publicó un interesante estudio sobre los datos recogidos en Crunchbase -su base de datos de startups, inversores y emprendedores- relativos a la inversión y precio de venta medios de las startup “con éxito”.

Aunque son datos que hay que coger con alfileres, porque parece clasificar como empresas “con éxito” exclusivamente aquellas que han conseguido ser vendidas -no es un error de traducción, hablan de successful companies– ofrece datos muy interesantes:

[highlight]La startupde éxito” tipo, recibe 25,3 millones de dólares de financiación y es vendida por 196,8 millones, lo que supone un beneficio para el inversor del 676%[/highlight].

Aunque las cifras parecen impresionantes en un primer momento, de repente me pregunté “Ey ¿No nos están machacando todo el rato con que las startups tienen que conseguir unos ratios de rentabilidad de x10 o por x20 para conseguir recuperar la inversión en las compañías sin éxito? ¡Con esta rentabilidad no se consigue ni siquiera un ratio x7!“.

Y un ratio x7, significa que, [highlight]de cada 7 compañías en las que se invierta, una tiene que ser vendida[/highlight]. O lo que es lo mismo, un 14,29%. Insisto, no estamos hablando de que el 14% de nuestras inversiones consigan dar beneficios, sino que sean tan atractivas como para que llegue alguien y las compre.

¿Y cuál es el ratio de compra de startups? Ese es el qüí de la cuestión, la piedra filosofal de la inversión, el macguffin del emprendimiento. Pues depende mucho de la fuente en la que busques pero, en este otro artículo sobre la dispar suerte de 200 startups de la web 2.0, determinan que, [highlight]el porcentaje de empresas vendidas es del 14%… menos del necesario para siquiera recuperar la inversión[/highlight].

[quote]Si, sobre el papel, el modelo no funciona ni en EEUU, como intentes replicarlo aquí, lo más probable es que te pegues un ostión contra un muro de cemento[/quote]

Evidentemente, estos datos tienen la misma solidez que un castillo de plastelina. Seguro que pueden ser refutados, discutidos y contradecídos por miles de fuentes alternativas pero ¡Qué demonios! Puede hacerse lo mismo con cualquier dato sobre startups, inversiones y rentabilidades que aparece por ahí.

¿Quiere decir todo esto que es un error invertir en empresas tecnológicas? No. Lo que parece demostrar es que es estúpido jugar a ser bussiness angel y ganarte la vida invirtiendo y desinvirtiendo en compañias tecnológicas. Porque, si sobre el papel, el modelo no funciona ni en EEUU, como intentes replicarlo aquí, lo más probable es que te pegues un ostión contra un muro de cemento.

Que nadie te llene de pajarotos la cabeza. Si inviertes en una startup, compañia tecnológica o en una zapatería, hazlo con la idea de recuperar tu inversión a la vieja usanza: año a año y con dividendos.

Y si eso es así… ¿Qué está haciendo toda esta industria que se ha generado alrededor del emprendimiento, los fondos de inversión y los pelotazos estartapiles?

Es muy difícil hacerse rico vendiendo zapaterías. Vendiendo startups, también.

  • El análisis con *esos* datos lo q viene a decir es que “de media” ese mercado tiene retornos negativos… lo que probablemente venga porque unos pocos ganen mucho (USV da en su anterior fondo un 77% de TIR), y muchos palmen pasta.

    ¿Y por qué unos pocos ganan mucho y muchos ganan poco? Puedes leer una teoría mía al respecto en este post, donde te recibirá una rubia con la boca abierta http://externalidades.net/2011/06/concursos-de-belleza-keynesianos/ [/clickbaiting]

    • Me gustan las rubias con la boca abierta. Y con la boca cerrada, también ^_^

      Tu post me ha hecho recordar como el amigo Martin Perez -la bestia sexy de Betanzos- nos contaba divertido como pensaba provisionar los servidores ante la avalancha de visitas que esperaba recibir al salir mencionado en Techcrunch… para acabar teniendo 80 hits 😛

      Lo increíble es la cantidad de gente obnubilada con esos concursos de belleza keynesianos… y la industria que se está generando alrededor de mantener la ilusión de la especulación por encima de la inversión.

      Respecto al PER 100 de tu artículo… más de lo mismo. Recuerdo como metí buena parte de mis ahorros en el Deutsche Bank pre-crisis porque tenía unos fundamentales sólidos como una roca ¡Un PER de 9! … y no quieras saber lo que llevo perdido.

      Como para imaginar el riesgo de recuperar la inversión con empresas tecnológicas con PER 100… O_o

      Lo dicho, algo huele a podrido y hay mucha gente ayudando a que se extienda el olor.

      • Yo no lo veo como tú… Pasa igual, por ej. en otro gran sector patrio: el fútbol profesional 😀

        ¿Es un sector de media rentable? No, ni lo será nunca. ¿Es rentable para los équipos líderes? Bien gestionados sí. ¿Se promueve a Ronaldo/Messi/Otro como ejemplo de éxito? Sí ¿Un padre que lleva a su hijo a los entrenamiento se arriesgaría su patrimonio contra que su hijo será Messi en 15 años? Ni de coña

        Pues esto lo mismo. Que hay por ahí gente vendiendo motos de colores, cierto. Pero vamos a ponernos pedantes por un momento, abrir el Código Penal, irnos al artículo 248 y leer:

        “Cometen estafa los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno”

        Y nos quedamos con el concepto “engaño bastante”. Y vemos claro que no… Que todos los vendedores de crecepelo que dices ayudan a repartir el olor pueden ser culpados de ninguna manera… pq probablemente la culpa sea de quien se los escucha. 

        Así que si alguien compra acciones de Facebook con un PER superior a 100 con intención de mantenerlas… pues qué quieres q te diga… bien quemado ese dinero está 😀

        • Claro que estás de acuerdo conmigo, lo que pasa es que aún no te has dado cuenta 😛

          El código penal va a Lima… el problema es que no estamos hablando sólo de inversión pura y dura… y tu y yo lo sabemos. 

          Hablamos de niños yéndose a Silicon Valley porque “allí se harán millonarios” y “es donde están los mejores”, gente levantando incubadoras que no incuban y, si incuban, no te consiguen financiación, blogs hablando de inversiones de millones millonarias sin mencionar que son créditos/subvenciones ENISA + Avanza + Neotec + los ahorros de los abuelos…

          Hombre, el primero que es responsable por hacer tonterías es uno mismo pero, yo creo que los vendedores de crecepelo tienen su parte de responsabilidad. Sobre todo, cuando muchos son tan calvetes como yo 😉

          • Toda la razón. Pero no quería yo entrar por ahí, que me paso la vida haciendo enemigos 😀

            A ver si algun día tengo tiempo, y me pongo unas semanas a limpiar el sector de mediocres…

  • José Ramón Díez de Revenga

    Esto no es ni más ni menos que la entrada de la cultura del pelotazo en el mundo online. Tal y como sucede offline, habrá unos pocos, muy expertos y muy bien posicionados,  que se hinchen, y un montón de cazaoportunidades que palmen como pardillos. 
    Del mismo modo habrá unos cuantos emprendedores que se crean que con dos líneas de código y un poco de suerte se convertirán en el nuevo zuckerberg, y otros que apuesten por una rentabilidad  a medio o largo plazo sostenida sobre trabajo y esfuerzo.
    Los jugadores de alto riesgo y las hormiguitas que andan pasito a pasito.
    En fin, nada nuevo en el patio. Una vez más se comprueba que no hay tantas diferencias entre el mundo online y el offline…

  • Anónimo

    Los números sobre beneficios que comentas serían si el inversor tuviera el 100 de la empresa, cosa que dudo que sea así. Pongamos que el inversor llegue a tener el 30 o 40%, la plusvalía del inversor es todavía menor. Tampoco estoy de acuerdo en que el 100% del retorno sean ventas, depende del tamaño del inversor este gana cuando entran otros “grandes” en la empresa, muchos angels deciden vender sus participaciones cuando entra un VC, un VC early stage vende en series B o C, etc. Además de las salidas a bolsa, los repartos de dividendos, etc. Vaya, que es un sistema mucho más complejo.

    Estoy totalmente de acuerdo con diego, hay gente que gana mucho y otros inversores que ganan menos. De todas formas, y sin ningún número en la mano, invertir en tecnología es un negocio que sigue siendo rentable y más todavía cuando otras industrias están como están actualmente.

    Por último y como grupo de “niños yéndose a Silicon Valley”, creo que la situación de la empresa es irrelevante, siempre que estés donde tus clientes y tus oportunidades están.

    Hasta aquí mi pequeña aportación seguramente incorrecta

    • Vosotros, Masterbranch de niños tenéis poco. Tenéis pelo en el pecho desde hace muchos años ya (menos Vanessa, espero). A lo que me refería es a ese talento joven que ha crecido viendo películas y escuchando a una “industria del ruido” que le machaca con la idea de que, los mejores, están en Silicon Valley. Bien sabes tu de sobra que el valle es suficientemente grande como para que haya “de todo”. Como aquí.

      En el resto… creo que pensamos igual amigo mío. Es que una cosa es INVERTIR en tecnología y otra muy diferente ESPECULAR con ella.

      En la primera, entrar en una compañía que de dividendos, pero no sea vendida tiene cabida y sentido. En la segunda, NO.

      Un abrazo!

  • vellebue

    No hace tanto que estalló la burbuja de las .com (de hecho lo que vivimos hoy en día a lo largo y ancho de este mundo es consecuencia de la forma en que se trató de superar esa crisis) ¿ Y ya estamos cebando otra bomba atómica?

    Sólo se me ocurren dos explicaciones (no excluyentes) para tamaño despropósito: o bien nos hemos vuelto idiotas o bien con la que está cayendo hay mucha desesperación a la hora de buscar inversiones que tengan una ratio medianamente aceptable y la gente se tira a lo que sea.

    A mi me ha recordado a la forma en que se ha cebado la crisis financiera española con los préstamos que hicieron las cajas de ahorro alemanas a sus homólogas españolas, ya en la época en que se hizo tenías su riesgo pero… ¿Cual era la alternativa? ¿Conformarse con las seguras pero poco rentables alternativas de inversión dentro de la Alemania de mediados de los 2000?

    Saludos

    • José Ramón Díez de Revenga

      A mí se me ocurre una tercera explicación (tampoco excluyente): cada vez la gente quiere ganar más calentandose menos la cabeza, y en el tema de internet casi nadie tiene ganas de tomarse la molestia de saber de qué se trata realmente, en dónde está metiendo el dinero y para qué. Es más fácil creerte los chascarrillos que circulan por ahí de “el chaval que creó xxx en dos años estaba forrado” que rascar un poco a ver si lo que hay detrás es sólido o no.
      Y si sale mal ya nos lamentaremos a Papá Estado a ver si nos dan una indemnización o algo.
      Es la cultura de lo inmediato, del pelotazo sin esfuerzo.
      A mí me ha recordado más a los derivados financieros que están en el epicentro de esta crisis: productos de altísima rentabilidad y ¿casi nadie sabía que también eran de altísimo riesgo?¿No será que casi nadie se preocupó de qué eran realmente?
      Una nota positiva, y lo digo por experiencia, de este tipo de actuaciones nada más que sobreviven los sensatos que, además, salen reforzados.
      Saludos

  • Pingback: Optimismo mensual « Optimismo Digital()

  • Pingback: Tu no tienes una startup (ni falta que hace) | Bonillaware()

  • Pingback: Introducción a Internet para aspirantes a Business Angels | Bonillaware()