Cómo conseguir que tu newsletter de Mailchimp no sea calificada como SPAM

Si tienes problemas con tus newsletters desde Mailchimp o quieres enterarte que es eso del registro SPF de DNSs, este es tu artículo.

scroll

Mi juguete favorito es La Bonilista, el “newsletter de noticias relevantes para personas importantes“. Llueva, nieve o haga calor, cada domingo a las 11 de la mañana, los tarugos -los suscriptores de la lista- han recibido puntualmente su entrega semanal de desvaríos varios. Y vamos por 93.

A pesar de que los tarugos no sean muy numerosos -2.341 en el momento de escribir este artículo- son muy leales y aguerridos, consiguiendo ratios de apertura cercanos al 60% con un CTR del 17%, cifras que harían babear a cualquier mail marketer. Sobre el papel, La Bonilista interesa, y mucho, a sus suscriptores y, sin embargo, en la gaceta 89 llegamos a…

El Día del Juicio Final

Enseguida supe que algo había ido mal. El ejército taruguil se encargó de que no se me pasara por alto…

¡La Bonilista considerada SPAM! ¡Pero si la única publicidad que ponía era un “banner” de JIRA y otro de Otogami -que había fabricado yo con el Keynote- para, básicamente, rellenar espacio en la columna izquierda!

Se suponía que Mailchimp era de lo bueno lo mejor, de lo mejor lo superior en listas de correo.

Lo peor de todo era que, la estructura de la Bonilista no había cambiado nada en semanas. ¿Por qué ahora era considerada evil? ¿Qué había roto? ¿QUÉ ESTABA OCURRIENDO?

Y lo más curioso era que entraba como SPAM en los correos de Gmail, pero, en Hotmail, por ejemplo, no.

SPF? Wat the fok!

Pregunté en Twitter si alguien sabía qué podía estar pasando y recibí todo tipo de feedback. Desde que en la columna izquierda tenía demasiadas imágenes hasta que estaba sufriendo una confabulación judeo-masónica por parte de gente que estaba calificando La Bonilista como SPAM, pero la hipótesis más plausible llegó cuando algunos camaradas del metal me dijeron que era un lammer porque no tenía el SPF configurado para que apuntara a Mailchimp, mi gestor de newsletters.

Bonilsiat Enfurecida

 ¿Y qué carajo es eso del SPF? Pues, como dice Txarly, el “ABC del email marketing“. Lo que estaba pasando era que yo le estaba indicando a Mailchimp que enviara La Bonilista con info@bonillaware.com como dirección de correo de origen y así lo hacía, evidentemente desde sus propios servidores, que no tenían nada que ver con bonillaware.com… y eso le olía a chamusquina a Google que, directamente, lo empezó a filtrar como SPAM.

El SPF -o Sender Policy Framework– es un mecanismo de validación para precisamente resolver este tipo de situaciones.

[highlight]El SPF permite a los administradores de un dominio especificar que hosts tienen permitido enviar correo en su nombre, mediante un registro específico SPF (o registro TXT) en la configuración del DNS de dicho dominio[/highlight].

Para que lo entienda hasta mi madre, cuando Google u otro proveedor de correo recibe un mail, comprueba en el registro público del DNS del dominio que el host desde donde se ha recibido esté autorizado para enviarlo. Así que incluí dicho registro en mi DNS apuntando a Mailchimp.

Configuración DNS de Bonillaware

SPF de Bonillaware

La siguiente semana, envié la Bonilista conteniendo la respiración. ¿Se habrían resuelto todos mis problemas o me seguiría considerando Gmail un chico malo?

Triumph like the Chicos

Desde que configuré el registro SPF -y el TXT también, por si acaso, que es gratis- la Bonilista ha vuelto por sus fueros y no he vuelto a tener problema alguno con ningún servidor de correo.

Una demostración más de que nunca te acostarás sin saber algo nuevo y que la Comunidad te enseña y devuelve con creces todo lo que le das.

Bola Extra

Si eres un lammer como yo, es probable que tengas un DNS de juguete en el que no puedas configurar el registro SPF, como el que yo tenía en 1and1.

Después de hacer el bartolo con La Bonilista, configuré el DNS de bonillaware.com para que lo administrara Route 53, el servicio de gestión de DNS de Amazon, que tiene un precio ridículo y que me permite configurar hasta el color de calcetines del Administrador de Sistemas que cuida que mis cosas estén bien.

DNS como Dios manda

Por último, agradecer a Luis de Palacio de Mailjet y a David Carrero de Acumbamail por interesarse por mi problema y ofrecerse a echar una mano.