Los emprendedores españoles montan bares, no fábricas de tornillos

Dicen que los emprendedores españoles no llenan bares, los montan. A lo mejor ese es el problema, que montamos demasiados bares y pocas fabricas de tornillos.

scroll

Emprendedores y tornillosHace poco, leí un artículo de Alfonso Alcántara, con un título de los que perduran en la memoria: los emprendedores españoles no llenan bares, los montan.

No puedo estar más de acuerdo, pero no con la metáfora más o menos afortunada sobre la cofinanciación de proyecto sino con el sentido literal de la frase: la mayoría de los emprendedores españoles montan bares.

Y si le seguimos el juego a la comparación original, llegamos a la primera gran mentira que muchos intentan hacer verdad a base de repetirla. Que, en España, no hay espíritu emprendedor.

Si emprender tiene algo que ver con montar bares, España tiene que ser la Meca del emprendimiento porque, otra cosa no, pero a bares, tabernas, bodegas y cervecerías no nos gana NADIE.

Nuestro problema no es que no haya emprendimiento, sino, precisamente, que la mayoría de emprendedores monta bares, pero no conozco a nadie al que se le ocurra montar una fábrica de tornillos.

Todo el mundo conoce los tornillos y todo el mundo los ha necesitado alguna vez. No son tecnología aerospacial precisamente, no debe de ser caro ni difícil producirlos en masa y, sobre el papel, parece un negocio con mayor potencial que un bar, pero a nadie le da por poner una fábrica de tornillos.

Pero es que, claro, para ganar dinero vendiendo tornillos hay que diseñarlos, fabricarlos y venderlos, y eso requiere mucho más tiempo que el que cuesta poner una caña y una tapa. Demasiado tiempo para un país donde inversores y empresarios juegan tan al límite que sólo pueden permitirse ser ultracortoplacistas.

Y lo más curioso de todo es que [highlight]la industria tecnológica también está llena de bares[/highlight]. Rodeando a algunas honrosas excepciones, nos encontramos con el enésimo anuncio de una “startup” que es una tienda de comercio electrónico, una web que basa su modelo de negocio en la publicidad sobre páginas vistas o el enésimo copycat de una web extranjera hecha con menos recursos con el único objetivo de malvivir en el mercado local.

Y no está mal. Desde luego, es mucho mejor que no hacer nada, pero mientras seguimos haciendo sólo bares, los que de verdad ganan dinero son los que nos están vendiendo la cerveza.

Bola Extra (algunas fábricas españolas de tornillos)

  • Daniel López

    Debajo de mi casa hay, para mi desgracia por que todavía tiene que venir alguien que cumpla su horario autoanunciado, un bar por el que en los 9 años que llevo viviendo habrán pasado una docena de dueños.
    Esta en mal sitio (calle de mucho trafico, acera estrecha, múltiple competencia con mega-terraza a escasos metros…) pero la gente sigue erre que erre.
    Ni se preguntan por que el anterior propietario lo traspasa, ni deben preguntar números o echar un sólo cálculo, simplemente como la infraestructura ya está básicamente hecha, pues allá que vamos.
    Y así van, el último volvió a poner el carte de “se traspasa”, eso si subiendo el precio 1000€, al cabo de 2 semanas de ver que no entraba ni el tato. A mi ya me va bien, suena mal pero la gente que me jode el sueño voluntariamente no me da la más mínima pena, pero me sigue sorprendiendo que sigan con el mismo modelo sin pensar demasiado. Bueno, en la esquina de la manzana de al lado vamos ya por la cuarta versión de pizzeria, es lo que tiene un local con un horno para pizzas, y de nuevo lo mismo. En fin, todo el mundo debe pensar que es más listo que los demás y a ellos sí les ira bien… o eso no pensar, que si no a lo mejor ves las cosas como son.

    De todas formas, el simil con la fábrica de tornillos no sé si sera muy acertado. El margen de beneficios en algo con ese precio será mas que ajustado, y ahí la competencia desleal, léase paises que se pasan las regulaciones laborales por el forro, te cruje facilmente. Puestos a ello, lo que hay que hacer es echar mano de esa famosa inventiva española y encontrar algo, aunque sólo sea para el mercado local, en lo que podamos destacar, por algún motivo… cercanía, calidad algo, pero en un mercado globalizado como el que tenemos ahora, competir en cosas como volumen o precio de según qué, me parece mal camino.

    Pero vamos, que yo de emprender ni idea. Sinceramente.

    • Espero que no se te haya pasado por la cabeza que yo tengo la más mínima idea 😛 Yo sólo escribo lo que pienso, el experto es Amancio Ortega.

      No se si la metáfora está bien escogida, pero quiero fabricas de tornillos. Tornillos rojos, azules, plásticos, mates y cromados. De la mejor calidad y hasta con estampado de Snoopy si hace falta, pero tornillos, no bares.

      • Karlos

        Os cuento un caso totalmente real, un amigo mío quería montar una startup con una idea original que se la había ocurrido y fue a pedir asesoramiento  a FADE y lo que le dijeron directamente y sin anestesia es que le iba a ser muy díficil conseguir una subvención , que mejor montaba un bar, que eso si que funcionaba seguro… con esto está todo dicho… Eso sí hablo de hace 4-5 años cuando la crisis todavía no estaba en su punto álgido como ahora, ahora no te dan subvención ni para montar un bar de streptease. 

    • Es posible por que es un local ya acondicionado para hosteleria, y por tanto requiere menos inversión, por eso se reutiliza tanto.

      Yo me he fijado por mi ciudad, y cuando cierran cafeterías o bares, lo normal es que ahí se vuelva a abrir un negocio de hostelería, aunque luego se reforme de forma brutal.

      • Daniel López

        Sí, si eso lo entiendo. Un local con barra de par y permiso para eso… zascas, no hay más. Pero la cuestión es que si rascas un poco verías que no hay futuro ahí para ese tipo de negocio. Pero la gente no se pregunta por qué se traspasa tanto ese bar… o a lo mejor les mienten, vete a saber.

  • Daniel

    Ole!

  • Bares, bares, queremos bares!!!… y después los inversores te dicen que ninguno es capaz de mejorar el famoso ratio de 10 invertidas, 7 muertes, 2 viables y uno que multiplica lo invertido.
    Entendiendo como locura, la actitud de repetir una y otra vez las mismas acciones buscando resultados diferentes, los inversores de este país están todos LOCOS.
    Y por locos nos deben tomar un poco a los demás también cuando pretenden hacernos creer que todo es una Startup: tiendas de libros, de ropa de bebé, verticales de clasificados…
    Todo mi respeto a estos emprendedores e inversores que buscan el mínimo riesgo y la rentabilidad, pero que no nos vendan otra cosa.

    • No se si hay algún inversor español que quiere mantener ese ratio, pero desde luego, intentar hacer lo mismo que hacen fuera pero con menos recursos y mucho menos dinero no parece muy inteligente en un mercado cada vez más global.

      El modelo americano no es ni malo ni bueno, es… americano. Tenemos que encontrar el nuestro.

  • Dentro de poco no hará falta ni que los montemos. Eurovegas cumplirá con la vocación camareril de tantos jóvenes españoles sin necesidad de que arriesguen su dinero. Los más avezados hasta podrán ser croupiers (mucho mejor propina, dónde va a parar). 

    Mientras que el mensaje de la Casa Blanca es el de promover la innovación, o al menos intentar que se acerque a Washington, aquí promovemos ese anhelo tan nuestro de ser los camareros de europa. 

    Los españoles somos gente sin complejos. 

  • Muy buena entrada David, y en este caso no puedo estar más de acuerdo.
    Me gustan los ejemplos que has puesto de “fábricas de tornillos” porque creo que es algo que no está tan al orden del día y la gente no lo conoce lo suficiente. Se nos llena la boca con noticias sobre inversiones en ideas de negocio poco innovadoras. No está mal que se invierta en proyectos, lo cual quiere decir que dinero hay (aunque a veces parece que son los 4 de siempre los que invierten), el problema lo veo en la falta de riesgo para hacer algo novedoso.
    Me alegré mucho con la noticia de la inversión en Ducksboard porque me parece una herramienta muy original y bastante distinta a lo que aparecía en las webs sobre financiación, o la inversión reciente en Teambox, porque sinceramente y lo señalas en tu artículo, hay mucho copy&paste en el emprendimiento patrio.
    Los inversores no arriesgan, es su dinero y lo entiendo, pero quizás están dejando en el camino proyectos más innovadores poniendo por delante ideas conocidas o replicadas cambiando de mercado… luego nos venden que esos inversores son “expertos en nuevas tecnologías”, en fin, creo que hay mucho mercantilista poco innovador y poco tecnológico aunque se pongan esa chapa en la solapa.
    Ale, ya me he despachado 😉

  • Hola David, tengo unos clientes, creo que ya casi amigos, que un día decidieron montar “una fábrica de tornillos”, no exactamente de tornillos pero de algo muy parecido, en una ciudad, Huesca, que tiene más bares y pubs que semáforos, en el que han ido cayendo las industrias una detrás de otra, pero en la que cada mes abren y cierran 4 ó 5 bares.
    Estos amigos, hoy venden a toda Europa, están en expansión y dan trabajo a mucha gente, entre otros a mi.
    Creo que se embarcaron en esto, probablemente, porque en su familia había tradición empresarial.
    Yo trabajo como autónomo desde que acabé al carrera, y después de 15 años, mis padres, que son funcionarios, aunque siempre me han apoyado, creo que aún sueñan con que me saque una plaza, creo que nos falta eso, educación y espíritu emprendedor y no mirar a corto plazo, no tener miedo a probar y fracasar ni a la inseguridad.
    Yo, siguo resistiendo y sueño con poder crear algún día mi “fábrica de tornillos”.

  • Juan Quijano

    Muchas gracias,

    Me viene de perlas ir conociendo las fábricas de nuestro país.

  • Llevo años viendo como se montan bares, se dan de alta autónomos de la construcción o se abren tiendas de ‘moda’ de barrio. 
    Veo como tienen que echar el cierre y arruinarse, en más de una ocasión cuando paseo con mi pareja le digo “que pena, está tienda no dura ni 6 meses” y alguna vez me equivoco, por desgracia no muchas.
    ¿Pero porqué pasa esto?
    Creo que hay que diferenciar dos grandes causas:
    – Culturales 
    – Políticas
    En las primeras se engloban una demostrada ignorancia en la gestión económica (ya no solo empresarial, también la doméstica) y una exagerada querencia a los bares y tiendas de ropa, lo de la construcción es un mundo aparte: eres un chaval de 16 años que no sirves para nada, a la obra que no hacen falta muchas luces ni ganas de trabajar y así tenemos un sector poco capacitado y muy poco productivo.
    La segunda es mucho más sutil, la administración con sus decisiones fomenta que se creen negocios bien conocidos y que uno pueda empezar sin personal.
    ¿Como? Primero porque la diferencia entre ser un autónomo o tener trabajadores a tu cuenta es enorme (económicamente hablando) lo cual fomenta que si voy a montar un negocio y no se como me irá pruebe con algo que pueda empezar yo solo y después se verá (nada de fabricar tornillos, ni montar servicios innovadores en Internet). 
    Segundo, la tributación por estimación objetiva, que permite simplificar las tareas administrativas asociadas al cumplimiento de nuestras obligaciones fiscales y por tanto los costes, solo es posible en entornos muy conocidos por la administración: tiendas, bares, construcción, peluquerías, talleres, … vamos lo que sobra en nuestra economía.  http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2011-18719 para más información sobre la estimación objetiva y régimen simplificado de IVA para 2012.
    Tercero, una legislación que ante cualquier innovación prima la visión conservadora. Existen múltiples modelos de negocio difícilmente viable en España por los costes fiscales o normativas financieras. 

    • Mira… te tengo que dar toda la razón. En cuanto te sales un poco del ABC… la Administración no te ayuda, sino que te frena.

      Te pongo un ejemplo ¿Tú tienes claro la legislación que hay que cumplir para montar una tienda de comercio electrónico de productos alimenticios? ¿No? Pues yo tampoco y, la mayoría de la gente que ya las tiene, TAMPOCO.

      Si intentas informarte y hacer las cosas bien, lo único que encuentras son ojos como platos… pero ante eso, que te puedo decir, deberíamos ser nosotros los que suplieramos esas carencias de la Administración compartiendo toda la información que vayamos reuniendo.

      Ya sabes… #weareatwar

      • No es que la administración te frene, es que nos enfoca a todos a montar bares porque es sencillo para ella y te lo pone fácil, si quieres montar una fábrica de tornillos de calidad que vende online y distribuye directamente cobrando a clientes de todo el mundo … mejor no lo intentes.
        Mejor fabricas en china, vendes a tráves de amazon que ellos ya hacen la ingeniería fiscal para no pagar impuestos a casi nadie y tu ganas cuatro euros por arriesgar dos, así todos contento con nuestras vidas sencillas. 

  • Alfonso

    Oye, de alguna manera habrá que diferenciar a los que le echan un par en la vida de los que no se arriesgan, ¿no? A mí me parece muy buena idea, pero creo que hablas desde una posición aventajada. Yo mismo , en cada nuevo proyecto que emprendo, intento hacer una fábrica de tornillos, pero empecé con el típico bar. ¿por qué? Pues porque no tenía ni idea , lo primero , de como podía ser una fábrica de tornillos, y lo segundo, de como montarla.
    Bien es cierto que hay gente que ni aspira a eso, pero creo que mucha gente , si pudiera, se la jugaría a hacer algo que de verdad aporte, el problema es que ni saben como empezar, o incluso lo que es peor, nunca se lo han planteado…

    • Oh! Empezar con un bar no sólo está bien, sino que parece hasta lo más sensato -yo mismo voy a empezar montando bares– el problema que planteo es que nos quedemos ahí.

      Se supone que tiene que haber gente con mucha más experiencia que tú y que yo que debería estar ya en disposición de montar fabricas de tornillos… y siguen montando y/o financiando bares.

      En cualquier caso, también te digo que, si no conozco un sector en concreto, sería una locura intentar hacer negocios en el mismo sin formarme o coger experiencia. Tanto para montar un bar, como una fábrica.

      Un abrazo.

      • David

        Precisamente, conozco a varios que han trabajado y trabajan en el sector de  la mecánica industrial (hacen tornillos, o llaveros, o piezas especializas, dependiendo de la orientación de la empresa). Todos se quejan de que pagan poco (es realmente un trabajo relativamente mal pagado, del que se vive haciendo horas extras.. bueno, el típico operario).

        Esa gente, conocen bien el negocio, el tipo de clientes, las cosas que se podrían llegar a hacer, y les gustaría, pero falta tener los “huevos” (esos que nos faltan a todos) para empezar. Montar una empresa, se ve como algo muy complejo, y lo es, si lo quieres hacer bien. Y lo que más miedo da, es el paleleo, y la gestión, ya no para montarla, sino para el día a día.

        Otra cosa es que, hasta hace cuatro días, el concepto de montar una empresa se entendía como invertir y arriesgar. Hoy en día, las cosas están más bien organizadas y si vas a cualquier lugar que te asesoren, ya ves que tienes que hacer un plan de empresa y tal y cual… ¿Y que pasa? Creo yo que los españoles no estamos mentalizados para la gestión. Y cuando mayor es algo más gestión requiere. Un ejemplo es la cantidad de gente que firma un contrato de lo que sea sin leerlo (el concepto de dedicar tu tiempo a leer algo y comprenderlo, con la pereza que da, no está muy arraigado). Creo que todo viene de esa cosa que vamos arrastrando éstas últimas décadas, que es el querer las cosas fáciles e inmediatas.

  • psantosl

    Supongo que es equilibrio. Hay que montar fábricas de tornillos para vender, y que la gente pueda ir a los bares.

    Y la comparación es a posta con lo que pasa en software.

    Se necesita producto, producto, producto, producto.

    Aunque la próxima, en lugar de plasticscm.com, os aseguro que elegiré clientes que no sean deveopers 😛

    • Claro que quiero bares… ¡pero es que ya hay muchos! Para compensar, tenemos que ponernos a construir fabricas de tornillos pero ya.

      Los técnicos son un mercado difícil si… y en España aún más porque aquí no hay tradición de pagar licencias y el tiempo se valora cero… menos mal que Plastic se puede vender en todo el mundo 😉

  • Ainhoa

    Hoy discrepo contigo David, ni lo uno ni lo otro. No compro ni cañas ni tornillos. Eso está todo inventado y tiene los pies tan cortos como los ladrillos (aunque eso no signifique que no se seguirán construyendo casas).
    Los españoles tenemos una larga tradición de ser gente con grandes ideas, inventores de raza que no saben llevarla más allá de la barra del bar.
    Emprender a veces no es posible, no es viable o es demasiado arriesgado, pero lo que jamás nos planteamos es la posibilidad de hacer realidad nuestra idea aunque no sea a través de nuestro propio negocio. Hay una cantidad BRUTAL de I+D a pie de calle que nuestro país no está sabiendo recoger.
    Siguiente vía de negocio para emprendedores: imagina algo, plantea una idea concreta y realizable, y cuando te des cuenta de que no puedes llevarla a cabo con una pequeña infraestructura preséntasela a 20 empresas que hagan todo eso que no sabes hacer (estudios de mercado, planes de viabilidad, desarrollo tecnológico, producción, distribución, postventa…) y negocia una pequeña participación sobre las ventas de TU producto.
    Te lo resumo: tu idea se llevará a cabo, obtienes beneficios económicos con ella, promueves la industria, después se te ocurre otra… y la rueda gira.  
    Soñar no solo es gratis, sino que puede ser rentable.

    • Te digo lo mismo que a Dani, no se si la metáfora está bien escogida, pero quiero fabricas de tornillos. Tornillos rojos, azules, plásticos, mates y cromados. De la mejor calidad y hasta estampados.

      Muchas veces, no hace falta tener la IDEA DE LA MUERTE sino, simplemente, intentar hacer las cosas lo mejor que nadie o, al menos, diferente.

      En España hemos tenido constructoras grandes, pero nadie montó un HILTI (http://www.hilti.es). HILTI, por ejemplo es líder mundial, con la idea de hacer lo mismo que hacen otras, pero con la mejor calidad de todas…

      Lo que comentas sobre compartir ideas con otras empresas que las financien, yo creo que la gente está dispuesta, el problema es que la financiación en España, por lo que cuentan, no es tan madura como lo que planteas.

    • eva

       Ainhoa, mucha gente no seguirá el consejo porque no se fían de que, tras compartir su buena idea, alguna de esas 20 empresas se decida a implementarla… sin darles siquiera las gracias.

      ¿Hay receta contra esa desconfianza? A mí se me hace justificada… y se me hace que es una de las razones para que aquí tengamos tantas buenas ideas que jamás, jamás se implementan.

      ¡Saludos!

  • JOSE RAMON

    Llevo muchos años dedicándome a los humanos con recursos. 

    Este es el segundo artículo que leo de David, (Animado por mi compañero Guillermo Pascual), me gustaría decir que me gusta, pero la realidad es que es tan real que lo que me produce es una inmensa tristeza.
    En algún momento de mi vida desarrollé mi trabajo como camarero (Como cualquier otro oficio), pero la realidad es que y no lo digo ni mucho menos despectivamente este es un país de CAMAREROS, por lo que muy acertadamente creo ha expuesto David.Y con el sistema educativo que tenemos ¿Qué podemos esperar? POQUITO POQUITODecidme donde los jóvenes pueden ver cosas y casos relacionados con como se mueven las cosas a nivel profesional o educativo en otros lugares del mundo, pero simplemente para despertar en ellos pues ese “gusanillo” para hacer o dedicarse a otras cosas, pues en pocas páginas.Todos los días entrevisto a jóvenes y menos jóvenes y el resultado es después de hacer un par de filtros que casi con el nivel de INGLES (muy bueno el artículo al respecto del otro día David, ), sería suficiente y la realidad es DRAMATICA.La mayoría de nuestros jóvenes se van fuera y con que nos quedamos pues con nuestros queridos CAMAREROS, seguimos siendo un país que vive del Turismo y de verdad que dure mucho. En un pais donde todo el mundo queremos ser Funcionarios, Jubilados o pegar algún pelotazo, pues donde dejamos la Innovación, crear un negocio, tecnología….. en el baúl de los recuerdos, o en el fondo del mar matarile…Pero bueno … sigue escribiendo David y espero que nos despiertes de nuestro aletargamiento y desánimo, con la que está cayendo y deseo seamos capaces de cambiar nuestros PARADIGMAS y ver que podemos hacer otras cosas

     GRACIAS

    • La verdad es que yo no soy nadie y aún no he hecho nada para poder despertar a nadie, pero al menos quiero estar en el grupo de los que lo intentemos.

      Es evidente que, donde más financiación hay es en San Francisco, sin duda alguna, pero también parece que la poca que hay en España podría organizarse de otra manera.

      Lo que comentas sobre la educación… que te puedo decir, no estoy más de acuerdo. Vivimos en un país hipócrita en donde la mayoría de la gente prefiere llevar a sus hijos a colegios privados o concertados si tienen dinero para hacerlo. En otros países -hasta llegar a la Universidad- esto es inconcebible…

      Pero no quiero que el artículo tenga un trasfondo negativo. Al fín y al cabo, lo que he dicho es que quiero más fabricas de tornillos, no que no se puedan construir 😉

    • Daniel López

      Casi de acuerdo, excepto en eso, que también se hace mucho en este país, de usar funcionarios y jubilados como sinónimo de “no querer dar un palo al agua y cobrar alegremente”.
      Mi madre estuvo trabajando desde los 16 y está, afortunadamente, disfrutando de la jubilación que, después de  más de 44 años trabajando, digo yo  que algo merecida tendrá ¿no? 
      Luego estamos los funcionarios, una panda que no sólo da un palo al agua si no que no innova, no crea riqueza y es causa de todos los males, después de Zapatero.

      • JOSE RAMON

        Daniel, mi padre era Funcionario y tengo media familia en Educación, Sanidad y Cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado.

        La referencia que he hecho es motivada por el dato que te comento a continuación, e incluso en algún programa de TV en el que preguntaban a jóvenes a que se querían dedicar y la sensación que tuve es que están muy engañados

        Daniel No querían ser Médicos ni Futbolistas…, que querían ser Jubilados, pero no como tu Mamá después de 44 años sino con 18, y no estoy haciendo una valoración de que sean vagos, o no, sino de que están engañados.
        Hace poco leía en un artículo que en EEUU creo recordar que más de un 63 % tenía entre los jóvenes intención de crear su propio negocio, en España no llegábamos al 4%.Evidentemente, somos países, culturas, etc., como todos sabemos diferentes, pero como dicen los que parece saben de toda esta revolución tecnologica, no tenemos creado un escenario de encuentro Universidad / Empresa, Administración / Medios de comunicación, para ofrecer y contar a todo el mundo, jóvenes y no tan jóvenes, las cosas que se hacen en este mundo globalizado donde como sabemos todo va a una velocidad si me apuras mareante.

        Daniel, a veces vienen personas y cuando los entrevisto y estoy muy pero que MUY seguro de que no los vamos a contratar, porque no reúnen los mínimos para pasar a la siguiente fase del proceso siempre durante años lo he hecho pues trato de ofrecerles desde una vuelta a los estudios, aprender un idioma etc. 

        Creo que me he enrollado, por último en estos tiempos siempre digo lo mismo me identifico con Eric Hoffer que dice En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe. 

        Un saludo DANIEL, 

        • Daniel López

          Lo que me cuentas lo se, José Ramón, lo que pasa es que tengo mi guerra particular con la coletilla esa que se ha puesto de moda, y es “pura semántica”, pero significativa.

          El problema no es lo que quieran ser, el problema es que los jóvenes de 18 años están engañados. Por que no se puede ser jubilado a los 18, ni pensarse que todo el monte es orégano, como se creen muchos por que sin preparación pueden conseguir un trabajo fácil en algunos sectores… y luego así de fácil se pierde o hay que currar más horas que un tonto.

          Pero en este país es de la envidia esta chupado desviar la atención y decir que la culpa es de la gente que quiere ser funcionario, sin ni siquiera saber lo que es un funcionario. Si los horarios/condiciones en la empresa privada fueran decentes, si los políticos y las administraciones favorecieran a los emprendedores en vez de a ellos mismos y a los “pelotaris”, si se favoreciera y se premiara la preparación y el buen hacer en vez del trapicheo, el famoseo y los espectáculos para masas, otro gallo nos cantaría.

          Si nos tragamos todas las tonterías que nos dicen y encima nos hacen pasar las consecuencias como causas, pues así nos va.

          Un saludo igualmente. No es nada personal, es que la coletilla ese que se ha puesto de moda desde el documental de las narices… me puede :D.

  • Ea

     Tampoco es tan malo, !Vendemos entretenimiento y hosteleria!, vivmos del turismo, de los hoteles, y de poner copas en la costa a  Alemanes, Fraceses, es lo que sabemos hacer, y ademas es dificil que nos envien copas desde china mas baratas.
    Ni puede una factoria de software de India hacernos el combinado mejor.
    Ni los 10 millones de ingenieros chinos mas los 5 de India … pueden mejorar nuestro retorno de inversion.

    • El problema es que ahí, los innovadores también son pocos, La Resistencia, por cada “Fabrica de Tornillos” en el sector de la hostelería como puede ser el Grupo Restalia con La Sureña o 100 Montaditos hay 400 millones de “Bar Pepé” que te ofrecen las mismas patatas bravas resecas.

      • Sapaburu

        Estando de acuerdo con la idea de que es muy fácil montar bares, poner como ejemplo de éxito el caso del Grupo Restalia me parece nefasto. Que sea un éxito una franquicia de restauración en la que la caña es una castaña y las tapas tengan menos calidad que las camisetas del Primark me parece tan triste como los bares Pepe con anticuados carteles ofreciendo Sesos y Lacón. 
        Cadenas de restauración de calidad son Chipotle, Wagamama o Panera’s Bread. La Sureña, 100 Montaditos o Café y Té me parecen un insulto a la gastronomía española, por mucho que hayan dado el pelotazo.

        • Sabía que esa mención iba a ser polémica… pero la incluí aposta 🙂 La gastronomía de 100 montaditos y La Sureña es la que es, igual que la de McDonalds o, peor aún, los quiero-y-no-puedo Starbucks o Le Pain Quotidane.

          Pero es un hecho que el concepto de Restalia triunfa. Es algo que la gente quiere, y no hay mucho más que decir.

          Hablamos de “Fabricas de Tornillos”, de negocios, no de templos de la gastronomía.

  • Pingback: No es país para innovadores — Amazings.es()

  • pgquiles

    Para que en España se emprendiera harían falta muchos cambios:
    – Ley de Segunda Oportunidad: si te la pegas, al cabo de 5-7 años desaparecen tus deudas como consecuencia de haber cerrado un negocio anterior
    – No perder tu vivienda habitual si el negocio te va mal. Esto es lo único que Rajoy ha dicho que hará. Veremos.
    – Enseñanza básica de negocios (y no sólo conceptos económicos vacíos) desde el instituto
    – Crear una cultura que valorara el emprendimiento (y supiera apreciar el esfuerzo hecho por alguien que fracasa)
    – Legislación única, clara y simple (ahora mismo es un maremágnum de leyes autonómicas que se contradicen)
    – Fondos de capital riesgo, incubadoras, aceleradoras de start ups, etc. Pero de verdad, no sólo en ciertas universidades.
    – Que las universidades salgan de la burbuja en la que viven. Hablas con un profesor de universidad, estudiante de doctorado, investigador, etc y te das cuenta de que viven en una realidad paralela, la grandísima mayoría no tienen interés alguno en continuar con la investigación hecha ni desarrollar la tecnología más allá de lo estrictamente necesario para publicar en alguna revista “de prestigio”
    – Bancos que presten dinero a pequeños empresarios a tipos aceptables
    – Menos subvenciones. MUCHAS MENOS. Hay muchísimas empresas cuyo único objetivo es vivir de subvenciones. No digamos ya las empresas que viven de conseguir subvenciones para otros. Es un cáncer. No hay que dar subsidios, sino facilidades como cuota de autónomos reducida, aplazamientos en el pago de impuestos y Seguridad Social, etc
    – Gente joven con ganas de esforzarse, trabajar duro y arriesgar. La ESO y la burbuja ladrillística han creado generaciones de ninis que nunca jamás encontrarán trabajo de nada decente, ni mucho menos emprenderán ningún negocio.

    En fin, que lee uno “Start Up Nation” y luego ve la situación de España, y está claro porque España está como está.

    Ahora, para mí, la más importante es la Ley de Segunda Oportunidad.

    • Daniel López

      De acuerdo en todo, pero se ha de hacer con tiento.

      Por ejemplo, la Ley de Segunda Oportunidad se ha de articular con cuidado para que no haya Viajes Marsanes o Spanairs como setas, y que eso no signifique que puedes ir dejando deudas a diestro y siniestro para que luego se desvanezcan en el aire.

      Si no, con la gañanería de este país, aun menos confianza iban a dar las empresas.

  • Pingback: No es país para innovadores | Admin | Marketing Comunidad()