Crónicas Australianas

Mis primeros dos días en las oficinas de Atlassian en Australia. Mitad trabajo, mitad diversión. 100% Bonilla :)

Durante el resto de enero, estaré en Australia trabajando en las oficinas de Atlassian en Sydney. Una estupenda excusa para huir de invierno madrileño y desembarcar en pleno verano australiano.

La idea es conocer de primera mano como crea software Atlassian y a la gente que lo desarrolla, desde el programador al Product Manager pasando por el escritor técnico. Como en España no tenemos tantas compañías que desarrollen productos en vez de proyectos y menos aún con la base de usuarios y el volumen de ventas de la compañía australiana, os iré contando todo lo que vea y aprenda.

Los embajadores de Atlassian en Bondi Beach

Para venir a Australia se necesitan no menos de 25 horas entre vuelos y transbordos. Si a eso se le suma una diferencia horaria de 10 horas, [highlight]se tardan casi dos días en llegar a Sydney[/highlight].

Una vez aquí, la primera impresión es que el viaje merece la pena. Sydney es una ciudad preciosa, cosmopolita y llena de vida.

Life is a Beach

Me han alojado en la torre Meriton de Kent Street. Donde por poco más de 120€ la noche, tienes un apartamento de 55m2 con cocina y salón, completamente equipado -hasta con lavadora y secadora- y servicio de limpieza un par de veces por semana. Ideal para una estancia larga, donde una habitación de hotel puede llegar a agobiarte y acabas hasta el gorro de tener que desayunar, comer y cenar fuera día tras día.

Como llegué el domingo, el primer día nos fuimos de excursión a Bondi Beach, una playa preciosa que está a 10 min en coche del centro de Sydney y que es un mito para los amantes del surf. Algo parecido a mezclar Santa Mónica con el marco incomparable de la Playa de la Concha de San Sebastián.

Después de comernos un fish and chips tumbados en la arena, nos tomamos unas cervezas en el Iceberg Club, un club de natación que tiene piscinas descubiertas al lado mismo del mar, antes de que me colapsara completamente por el jet lag y me fuera a dormir por primera vez en 36h.

Primer día en las Oficinas de Atlassian

Reunión Informal sobre Git en las oficinas de Atlassian

El lunes -vuestra noche de domingo- fuimos puntuales al edificio de Atlassian, que parece un barco pirata en mitad del distrito financiero de Sydney. En la entrada nos encontramos con Patrick Debois, creador del concepto DevOps y camarada del metal.

Durante todo el día nos dedicamos a conocer las oficinas y presentarnos a la gente. Colonizamos una mesa y nos hicimos con unas sillas Aeron nuevecitas que estaban almacenadas en un pasillo como si fueran cualquier cosa.

Nos pusimos al día alrededor de unos cafés y empezamos a planificar los eventos técnicos en los que queremos estar el próximo año. Durante la comida, estuvimos comiendo con Nicholas Muldoon, Product Manager de Greenhopper, y Roy Krishna, uno de los 5 Product Managers de JIRA, con los que estuvimos charlando sobre las nuevas funcionalidades que los usuarios quieren ver en las aplicaciones.

Por la tarde, se celebró una charla informal sobre GIT. O mas concretamente, sobre como funciona realmente GIT por dentro. Este tipo de charlas son muy habituales en Atlassian. De hecho, me han pedido que de una para explicarle a todo el mundo las peculiaridades de España como país y, sobre todo, como mercado.

Para cerrar el día, me reservé un par de horas para escribir este artículo. Mis compañeros me están presionando para que acabe ya y nos vayamos a tomar unas cervezas a la bahía. Así que, aquí acaban estas crónicas australianas… de momento 🙂

  • Interesante conocer detalles del estilo de vida de aquellos que siempre nos tienen que llevar ventaja, al menos en la hora… 😛 Espero que sea más atractivo que lo que compartiste sobre Silicon Valley en The Mêlée .

    Un saludo desde el pasado (allí ya será martes).

    • Como curiosidad, desvelado desde Australia, te contesto que ayer me reía con los compañeros comentando que he ido 5 veces a San Francisco y aún no se si me gustaría vivir allí, pero en Sydney… en las primeras 2 horas paseando por la ciudad ya me pareció UNA PASADA.

      Después de hablar con los camaradas del metal y saber lo que se gana, me gusta aún más ^_^ 

      Eso si, está a tomar por saco de TODO. Así que hay que pensarselo muy mucho… (25 horas para irte a tomar un pitxo por lo viejo de Donosti Jano)

  • Saludos David, ahora si que estás lejos de narices. Un poquito más a la derecha, y en las antípodas.

    Estamos deseando conocer más y saber tu impresión y, con lo que traigas, ya tenemos contenido para el segundo AUG ¿no?

    Ten cuidado que estar tanto tiempo con la cabeza hacia abajo puede ser perjudicial.

    Un saludo a todos!!

    • ¡Desde luego! Hay que seguir impulsando el AUG y dotarle de una regularidad.

      No te preocupes, volveré con muuuucho material… ^_^

  • Hola David, Interesantísimo el post e interesantisimo todo lo que cuentas en la Bonilista acerca de  tu experiencia en el extranjero y concretamente en Sidney. De hecho, ando esperando cada entrega como cuando esperaba la salida de cada número de Moebius… 🙂

    Coincido contigo en tu visión de lo que la emigración pude ser y debería ser en nuestro sector. Yo creo también en ella como un medio para crecer profesionalmente sobre todo en enfoque, perspectiva y mejora del inglés. Pero siempre con la idea de volver. Yo no me imagino tampoco mucho tiempo la vida sin las cañas con los amigos cachirulos y sin el contacto directo con la familia.

    Por eso creo como tú, que es interesante salir una temporada y volver para compartir esa experiencia y ayudar a crecer la industria aquí. Si lo piensas bien, hasta debería haver planes de la administración para fomentar eso y precisamente como vía para evitar la llamada “fuga de cerebros”.

    Yo no he tenido aún la fortuna de trabajar fuera (pero todo llegará), pero sí he tenido la oportunidad de trabajar con compañeros y jefes de muchas nacionalidades. Y como tu dices, no tenemos nada que envidiar en lo profesional. No hacen nada que no sepamos hacer aquí. A veces incluso ellos se sorprenden  y sobre todo de nuestra versatilidad y capacidad de improvisación. Pero si que es verdad que adolecemos de enfoque comercial.

    Bueno, que me enrollo… Un abrazo y pásalo muy bien por allí!!